¡Cada uno a su manera, cada uno a su ritmo!

A pesar de que son muy pequeños, a nuestros niños de 1° Educación Infantil no les importa madrugar para venir todos los días al cole.

¡Habían oído hablar tantas veces en casa de este lugar! Llegan contentos, se despiden con ilusión de sus familias y con rapidez atraviesan el pasillo que les conduce a sus aulas, a reencontrarse con sus compañeros y profesores.

Vienen a jugar, a experimentar, a manipular, a aprender y nos llama la atención la concentración con la que les hemos sorprendido mientras, escondidos a través del pequeño cristal de la puerta, observábamos el comportamiento de estos pequeños.

Han cogido su alfombrita y tras seleccionar la bandeja por la que han decidido comenzar, se acomodan y se concentran en su reto, cada desafío es diferente pero ellos se fijan en el suyo, se centran en conseguir descifrarlo y sorprende cómo buscan estrategias para conseguirlo.

A veces necesitan más tiempo, otras veces emplean menos, pero alcanzar la meta les provoca una sonrisa y despierta el impulso y la emoción suficiente para coger otra bandeja y resolver el siguiente enigma.

Estos delfines, colibríes y elefantes crean en las aulas un ambiente mágico, creativo e innovador, que invita a observar y a admirar y, no os vamos a engañar, hasta a cerrar los ojos y convertirnos en niños otra vez para poder perdernos en ese escenario de paz y armonía, en ese aula que rezuma inocencia y cuidados y que a diario se convierte en lo más parecido al paraíso.

¡Amad a los niños y sabréis educarlos!

(Sta. Carmen Sallés)


#educacioninfantil #familiaconcepcionista #excelenciaacademica #educadoresconcepcionistas

  • << Volver