¡CONTAMOS CON EL MEJOR REFUGIO!

Hoy ese lugar físico resulta inaccesible, no está disponible como cualquier día lo ha estado, hoy vamos a Ti por medio de imágenes como esta, de recuerdos enmarcados en nuestra retina. Hoy sólo ante Ti somos capaces de recobrar el aliento, de salir de la desesperanza y confiar en tu luz.

Esa luz que ha brillado siempre y que sentimos más intensa al unirnos en oración. Toda la familia Concepcionista ?? se pone ante Ti para pedir tu amparo, tu consuelo y más #Uni2 que nunca, haciendo alusión al lema que este año llevamos por bandera, te pedimos por todas las FAMILIAS DEL MUNDO, en especial por la nuestra, la que Carmen Sallés fundó haciéndonos saber que no sólo lo hace el virus, sino que "la bondad y el amor son contagiosos".

Te pedimos Madre Inmaculada que nos contagies tu bondad y tu cariño, que lleves consuelo a todas esas familias que sufren en los hospitales el padecimiento de sus seres queridos, te pedimos con más fuerza si cabe que nos ayudes a superar este mal momento que nos angustia ??

Hoy, nos unimos en oración ante tu imagen presentando nuestros rezos y confianza ante tu altar.

En "nada" todo esto habrá pasado y nos volveremos a reencotrar en tu capilla para darte las gracias, María, por tu acompañamiento incondicional.

Hoy, más que nunca, hacemos nuestra la frase que aúna a esta familia, las palabras que cualquier Concepcionista conoce y lleva grabadas en el corazón:

¡ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE, DIOS PROVEERÁ!

Porque volveremos a vernos y nuestro corazón latirá con más intensidad al recobrar una normalidad que, sin habernos dado cuenta antes, nos hace felices. Sonreiremos cuando a las 8h demos los buenos días por los pasillos del cole a todos nuestros alumnos mayores, aún adormilados, y aquellas cosas que nos parecían rutinarias e incluso "poco relevantes" serán fuente de alegría porque habremos recuperado nuestros hábitos y podremos volver a abrazar, a compartir los juguetes en las clases de Infantil, a almorzar reunidos en el comedor o jugar en el patio, a resolver problemas matemáticos en grupo, cabeza con cabeza sin preocuparnos, a retomar los juegos de mesa entre compañeros, a acariciarnos, a saludarnos efusivamente...

Y entonces, en ese pequeño halo de luz que vence a la tiniebla que estamos viviendo, veremos tu rostro y todo esto nos servirá de lección, habremos aprendido a valorar los pequeños gestos del día a día, logrando el aprendizaje más útil que la humanidad puede tener: la solidaridad entre nosotros, la ayuda entre vecinos, la fraternidad de balcón a balcón, el agradecimiento de la sociedad por seguir permitiéndonos sobrevivir, la recepción de miles de "Whatsapps" preocupándose por cada uno de nosotros, el servicio de los profesionales sanitarios, expuestos, y dedicados sin embargo, a curar al más débil.

¡Qué buen final para esta reflexión ver como ante esta situación, las personas se unen, se preocupan unas por otras y luchan juntas, ejemplo de amor al prójimo que el Padre nos ha enseñado

  • << Volver